Anuncios

Estas son las claves de bienestar de las zonas azules para envejecer mejor y más lentamente

En las llamadas zonas azules las claves de bienestar se basan en tener un propósito de vida y evitar el estrés, entre otros aspectos. (Getty Creative)
En las llamadas zonas azules las claves de bienestar se basan en tener un propósito de vida y evitar el estrés, entre otros aspectos. (Getty Creative)

“Tienes que ver el documental que trata sobre vivir 100 años”, me dijo mi suegro entusiasmado. Acababa de terminar de verlo y trató de convencernos de que allí estaba la clave para vivir más y mejor, y dijo que él, sin duda alguna, iba a implementar algunas de las cosas que se practican en las zonas azules. Se ha puesto a investigar y es un tema de bienestar recurrente en su conversación.

Y no lo culpo. Es fascinante que en estos lugares, distantes entre ellos geográficamente, se compartan ciertos factores comunes que contribuyen a la longevidad y la salud de sus habitantes.

Según explicó el periodista Dan Buettner, quien popularizó el concepto de las zonas azules, para estas culturas es esencial tener un propósito vital, conclusión a la que llegó tras investigaciones sobre los hábitos de vida en los lugares del mundo con mayor proporción de centenarios. Algunos de los más conocidos son Okinawa en Japón, Ikaria en Grecia, la península de Nicoya en Costa Rica, Loma Linda en California, y la isla de Cerdeña en Italia.

Las reglas fundamentales de vida de estas personas y sus resultados se siguen investigando y, en general, son claves que podemos implementar. Según estableció Buettner estas son hacer del movimiento parte primordial de nuestro día a día; descubrir nuestro sentido de propósito y misión en la vida; dar prioridad a la gestión del estrés para mantener una salud mental y emocional óptima; adoptar el hábito de no comer hasta estar completamente lleno; optar por una alimentación basada, principalmente, en alimentos de origen vegetal; si se consume alcohol hacerlo moderadamente; cultivar conexiones significativas en nuestra comunidad; dar prioridad a la familia; pertenecer a círculos sociales o grupos que apoyen un estilo de vida positivo y saludable.

Caitlin McAfee, dietista de bienestar del Hospital Houston Methodist explica que para implementar estos hábitos en nuestra vida, no es necesario ser drástico. De hecho, una buena recomendación para que realmente se conviertan en hábitos es empezar de menos a más y ser realistas. Por ejemplo, si somos sedentarios, proponerse caminar durante 15 minutos diarios es un buen comienzo.

Tener relaciones interpersonales de calidad es esencial para extender nuestra vida y mantener nuestra salud. (Getty Creative)
Tener relaciones interpersonales de calidad es esencial para extender nuestra vida y mantener nuestra salud. (Getty Creative)

Además, la experta destaca algunas recomendaciones que pueden establecerse ajustadas a los principios de las zonas azules.

  • Si no tenemos el hábito del ejercicio, podemos practicar otras actividades físicas a diario, como la jardinería, nadar, bailar. Es una buena idea tratar de encontrar a un compañero para motivarnos mutuamente.

  • Establecer una alarma o recordatorio para movernos cada hora es excelente idea, sobre todo quienes tienen un trabajo muy sedentario.

  • Incrementar la ingesta de verduras y vegetales a nuestra dieta es una gran idea para recibir fuentes de nutrientes y no necesariamente hay que basar la dieta en plantas. Recordemos que la clave de la salud está en el equilibrio.

  • Es esencial proponernos reducir el estrés e incentivar el optimismo. Está comprobado que el optimismo nos ayuda a vivir por más tiempo y más saludables.

Dar prioridad a la familia es una de las claves esenciales de bienestar para los habitantes de las zonas azules. (Getty Creative)
Dar prioridad a la familia es una de las claves esenciales de bienestar para los habitantes de las zonas azules. (Getty Creative)
  • También es importante trabajar para mantener una calidad óptima de sueño, y también estimular nuestra mente con juegos o actividades intelectuales.

  • Por último, hay que dar importancia a las relaciones interpersonales de calidad. Por ejemplo, desconectarnos de la tecnología al compartir con nuestros seres queridos; planificar actividades con familia y amigos que fortalezcan los lazos afectivos; participar en proyectos con los cuales podamos ayudar a otros, como voluntariado o actividades comunitarias.

Entender las zonas azules no solo ofrece ideas sobre cómo vivir una vida más larga y saludable, sino que también puede brindar un bosquejo realista acerca del diseño y desarrollo de comunidades que fomenten el bienestar a largo plazo. Esto puede inspirarnos a todos con la certeza de que es posible lograr un enfoque más sostenible, y hasta simple, para lograr mantener una buena salud y preservar el bienestar.

Este artículo tiene como finalidad ofrecer información general y educativa sobre temas relacionados con la salud y el bienestar. Sin embargo, esta información no debe ser considerada como un reemplazo del consejo de su doctor ni debe ser utilizada para realizar tratamientos sin supervisión médica. Yahoo no se hace responsable de ningún diagnóstico hecho por un usuario basándose en este contenido. Si usted está preocupado por su salud, siempre consulte a su médico de cabecera u otro profesional calificado de la salud antes de tomar cualquier acción.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Esta dieta ayuda a mejorar el colesterol, según nuevo estudio que analizó gemelos idénticos

El terrible efecto de los biopolímeros que muchas famosas han vivido en carne propia

Aislinn Derbez y el peligro de afirmar que el cuerpo puede curarse solo de cualquier enfermedad