‘Baños de bosque’, una medicina preventiva que querrás probar

En Japón lo llaman Shinrin Yoku, que literalmente se traduce como ‘baño de bosque’, y aunque parezca más una meditación en un espacio verde, tiene efectos benéficos para la salud que la ciencia ha confirmado, tanto que ya comienza a prescribirse como parte de un tratamiento médico.

Baños de bosque, la terapia preventiva que beneficiaría tu salud. Foto: Getty Images

El nombre Shinrin Yoku se acuñó en 1980 en Japón, pero la práctica es parte de un concepto antiguo que involucra caminar pausada y pensativamente a través de un espacio boscoso, para bañarte en su paz y belleza.

La condición física no es importante, pues no es un ejercicio, aunque sí termina siendo un ejercicio de relajación, parecido a la meditación en movimiento, pero que también podría relacionarse con el mindfulness.

También te puede interesar: Otra ventaja del mindfulness: mejoraría tu vida sexual

La ciencia apoya los baños de bosque

Por simple que parezca el Shinrin Yoku, la ciencia comienza a estar de acuerdo con los beneficios que aporta a la salud.

Por ejemplo, un meta análisis que involucró a varios estudios y cerca de 290 millones de participantes de 20 países, concluyó que, efectivamente, pasar más tiempo en espacios verdes se relacionaba con menores niveles de cortisol, la hormona del estrés, además de ayudar a reducir el riesgo de padecer diabetes tipo II, y la muerte por infarto.

Existen varias teorías para ello, como que estos baños de bosque se relacionan con una mayor actividad física -por poca que sea, con una mayor exposición solar y una menor exposición a la contaminación, todos factores que mejorarían la salud.

Además, se sugiere que las mejorías a la salud podrían estar relacionadas directamente con los árboles, pues estos segregan unas sustancias conocidas como fitocindes, unos compuestos orgánicos con propiedades antibacteriales.

Y por su esto no fuera suficiente, se le ha relacionado con mejorías en personas en tratamientos para cáncer, infartos, úlceras gástricas, depresión y ansiedad, además de reducir la presión arterial, mejorar la calidad del sueño y mejorar el sistema inmune en general.

Otro estudio, de la Universidad King’s College London , concluyó que exponerte a los árboles, al cielo y al canto de los pájaros en las ciudades mejoraría la salud mental.

Es una medicina preventiva

Los beneficios asociados con pasar tiempo al aire libre han hecho que el sistema nacional de salud de Escocia aprobara que los médicos ya puedan recetar a los pacientes pasar más tiempo así. El propósito no es reemplazar los tratamientos médicos tradicionales, sino como un suplemento de salud que podría reducir la ingesta de medicamentos, especialmente en temas de presión arterial alta, diabetes, ansiedad y depresión.

Y, para el doctor Qing Li, presidente de la Sociedad para la Medicina del Bosque en Japón, los baños de bosque son una medicina preventiva, no un tratamiento como tal.

Una sustancia segregada por los árboles podría ser responsable de los beneficios de los baños de bosque. Foto: Getty Images.

Consejos básicos para realizar un baño de bosque

Lo primero es dejar tu celular y todas las distracciones y encontrar un lugar en el que puedas hacerlo. Estando ahí, tómate el tiempo para involucrar todos tus sentidos: respira y comienza a observar, escuchar, oler y sentir el espacio que te rodea.

No tengas prisa por hacer nada, deja que tu cuerpo te guíe. Si te da por caminar, hazlo lentamente y deja tus sentidos sean los que manden. Puedes detenerte si gustas, o realizar alguna actividad, como yoga, Tai-Chi, meditar, escribir, leer o simplemente estar.

Como dice el doctor Qing Li, “Deja que tu cuerpo te guíe. Escucha a dónde quiere llevarte. Sigue a tu nariz. Y tómate tu tiempo. No importa si no llegas a ningún lugar. No estás yendo a ningún lugar. Estás saboreando los sonidos, los aromas y las vistas de la naturaleza y dejando que el bosque entre en ti.”

Hacerlo en periodos de 20 minutos bastaría, pero completar al menos 10 horas al mes sería mejor, recomienda Li, quien recuerda que pasamos casi todo el tiempo en interiores, (hasta 93% en EEUU), “pero fuimos hechos para estar conectados con el mundo natural”.

20 minutos de baño de bosque bastarían para obtener beneficios. Pero lo mejor serían 10 horas al mes. Foto: Getty Images

Aprecia el silencio, especialmente si vives en la ciudad. Aprender a escuchar al viento entre las hojas, el canto de los pájaros, el movimiento del agua es una buena forma de comenzar a apreciar los momentos de silencio que se generan.

También te puede interesar: Los beneficios del perdón que nadie te había contado

También puedes hacerlo en la ciudad. Los baños de bosque se pueden hacer en cualquier lugar del mundo y en cualquier ciudad, siempre y cuando haya árboles. Quitarte los zapatos en un parque y sentir, ya podría ayudarte si vives en la ciudad.

Es verdad que es más fácil hacerlo en un bosque, pues el espacio es mucho mayor, pero si se te dificulta, basta con poder conectar en un pequeño parque.

@travesabarros