'Call My Agent!', la serie que primero fue despreciada y donde las estrellas de cine ahora suplican aparecer

·4  min de lectura
Foto: Netflix
Foto: Netflix

La serie de Netflix realizada en Francia, ‘Call My Agent!’ (o bien ‘Dix pour cent’) se ha convertido en un éxito popular que ha crecido de boca en boca alrededor del mundo, y a cuatro años de que comenzara a emitirse en Francia, estrena la que parece será su última temporada en la plataforma de streaming (aunque quizá podría haber más, todo depende de lo que decidan sus creadores y director: Dominique Bresnehard, Fanny Herrero y Cédric Klapisch).

La serie sigue las aventuras y desventuras, estafas e intrigas en una agencia de talentos artísticos basada en París, que paralelamente muestra las hilarantes aventuras sentimentales de sus personajes, y las estrambóticas personalidades que existen en el mundo del cine en Francia, que no le pide nada a Hollywood o Gran Bretaña en lo que a personalidades únicas se refiere.

Para quienes aún no la han visto, pero tienen ganas, va un resumen sin spoilers: La Agencia Samuel Kerr (ASK) se encuentra en un estado total de confusión desde el primer episodio de la primera temporada, cuando su fundador se atragantó inesperadamente con una avispa y murió durante unas vacaciones en el Caribe. Así, sus socios y empleados han tratado de salir adelante, haciendo malabares con los egos de sus clientes – entre ellos las dos Isabelles, Adjani y la insuperable Huppert; Juliette Binoche, Jean Reno, y parte de la crema y nata de la farándula francesa – y los intentos de que la agencia sea comprada por compañías rivales, y salpica todo con un humor enrevesado y loco, con la clientela compuesta por estrellas de cine y televisión que interpretan versiones exageradas de sí mismos/as, mostrando a Jean Dujardin, incapaz de romper su personaje como un salvaje hombre del bosque o a la Huppert como una auténtica superheroína (con un sorprendente talento para el slapstick), que puede hacer dos rodajes simultáneos y estar fresca como la mañana.

Cartel promocional de Call My Agent! @Netflix
Cartel promocional de Call My Agent! @Netflix

Aunque no todo fue tan fácil o divertido cuando Bresnehard, Herrero y Klapisch crearon la serie. Para empezar, tuvo dificultades para atraer cameos, porque nadie se lo tomaba en serio (en la primera temporada, Catherine Deneuve presuntamente se rió como loca mientras leía el episodio que le ofrecieron, pero lo mismo dijo que no, por lo que en vez de ella y su hija Chiara Mastroianni, aparecieron Nathalie Baye y su hija Laura Smet). Sin embargo, a medida que se construía el prestigio de la serie, las estrellas comenzaron a buscarlos a ellos y a pedir activamente que los incluyeran; así pasó con Juliette Binoche y Monica Bellucci, quienes fueron a buscar a los productores y dijeron “¡quiero!”. Solo la muerte impidió a la legendaria Jeanne Moreau hacer un capítulo donde iba a aparecer, pero la grande dame del cinema francés estaba más que dispuesta a aparecer como ella misma, revelándose como una antigua cliente y amante del difunto Simon Kerr.

La lista de invitados para la despedida del programa, entonces, es tan estelar como cabría esperar. La archifamosa actriz/cantante/modelo/mamá Charlotte Gainsbourg aparece en el primer episodio de la cuarta temporada, y Jean Reno en el último, mientras que la absolutamente fabulosa Sigourney Weaver aparece representando a Hollywood, aunque uno supone que no fue muy fácil para ella mantener la cara seria mientras hacía sus locas escenas, mientras habla francés con una dicción exquisita (esto es algo que Sigourney puede hacer perfectamente en la vida real: no olvidemos que protagonizó en 1985 la comedia romántica con Gerard Depardieu ‘Une femme ou deux’, dirigida por Daniel Vigne).

La serie echa toda la carne al asador en esta temporada que primero fue anunciada como la final – aunque podría no serla – y esto sirve para reforzar su amor por el cine como una forma de arte que debe verse en la pantalla grande, pero que también tiene lugar en la pantalla doméstica y además muestra la cara tierna de una industria cada vez más hostil, arrancándonos la carcajada o estrujándonos a veces el corazón. ‘Call my agent!’ es una mezcla de telenovela, sitcom, melodrama y docudrama que funciona muy bien porque está muy bien escrita. Puede alcanzar un gran momento de shock melodramático, deliciosos momentos tranquilos y profundos y es un show tan carismático que casi siempre se sale con su propósito de entretener con escapismo y alegría.

La serie es adictiva y si de verdad este no es el final, es una excelente idea, ya que hay mucho que puede darnos a los espectadores fieles, más allá de lo que ya nos brindó con sus personajes entrañables. Esta es una serie espléndida y brillante hasta el final, y aquél que le entre en esta temporada o quiera empezar desde el principio, está por descubrir algo delicioso, como lo es la cocina francesa. Delicioso y muy adictivo.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: "La cuchilla de la muerte": ¿está maldita esta obra vial de México?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.