Anuncios

El fracaso de 'Grease 2' condujo a su protagonista a un duro golpe psicológico

Maxwell Caulfield no supo gestionar el estancamientos de su carrera mientras Michelle Pfeiffer ascendía a lo más alto

Maxwell Caulfield interpretó a Michael en 'Grease 2' (Foto: Vinnie Zuffante/Getty Images)
Maxwell Caulfield interpretó a Michael en 'Grease 2' (Foto: Vinnie Zuffante/Getty Images)

Grease (también conocida como Vaselina) consolidó las carreras de John Travolta y Olivia Newton-John, convirtiéndolos en auténticos ídolos de la época y en referentes para todos los jóvenes de los 70 y 80 que vibraron con este mítico musical. Con la puesta en marcha de su secuela, que llegó en 1982 y apostó por nuevos protagonistas, era de esperar que el fenómeno también se aplicara al nuevo reparto, que fue conformado por una aún desconocida Michelle Pfeiffer y por el también debutante Maxwell Caulfield. Sin embargo, el resultado estuvo lejos de satisfacer expectativas.

Como bien contó en una entrevista con la revista New York (a través de la BBC), Caulfield firmó para Grease 2 anticipando un éxito arrollador, pensando en la ilusión de ser reconocido como el nuevo John Travolta. “El año que viene, si esta película se comercializa correctamente, todos querrán parecerse a Maxwell Caulfield”, contaba el actor. “Me fascina ver si el público me aceptará o me rechazará. Estamos todos muy emocionados”. Pero nada de esto ocurrió, y su moral se vino abajo.

La secuela fue destrozada por la crítica y la taquilla tampoco respondió, quedando para la historia como una continuación fallida que no se acercó lo más mínimo a su predecesora. Más allá del cambio de protagonistas, publicaciones de la época hablaban de una secuela “obsoleta” sin nada nuevo que aportar al género musical, lo que irremediablemente hizo que ni Caulfield ni Pfeiffer pasaran a la historia como los sucesores de Travolta y Newton-John. Por suerte, Michelle tenía en cartera proyectos de prestigio que le permitieron desviar la atención de este fracaso, como Caracortada, pero no fue el caso de su compañero.

Tras este descalabro, quedó estancado en comedias de los 80 como Eddy, la computadora enamorada o Jóvenes perturbados, cintas que no le ayudaron a salir del bache de Grease 2. Con el tiempo, pasó a transitar cintas de terror, thrillers de serie B y producciones para televisión que acabaron por hundir su sueño de ser un ídolo juvenil de Hollywood, como el caso de Travesía del miedo, Vampiros al medio día, Cielo fatal o Instinto animal. Entre medias, se dejó ver en alguna cinta importante como Gettysburg con Tom Berenger, Jeff Daniels, Martin Sheen o Sam Elliot, pero en papeles secundarios que no le hicieron destacar.

El dolor de ver a Michelle Pfeiffer triunfar

Desde este punto, quedó estacando en cintas menores que hicieron que su nombre se evaporara de nuestra memoria, lo que le creó un profundo pesar. Según contó en una entrevista con Page Six en 2021, el comparar el devenir de su carrera con los éxitos que cosechó Michelle Pfeiffer tras la secuela “fue, psicológicamente, una patada en el trasero”. Al fin de cuentas, ella vivió infinidad de éxitos comerciales y académicos con clásicos como El hechizo de Aquila (Ladyhawk), Las brujas de Eastwick, Casada con la mafia, Batman regresa o La edad de la inocencia mientras él se vio abocado a las producciones de serie B. “Por supuesto, Michelle se levantó como un Fénix, ¿verdad? Caracortada y esas películas, así que, francamente, eso lo hizo incluso un poco más difícil de asimilar”, recordaba.

Eso sí, Maxwell Caulfield reconoce que su compañera tuvo bien merecida la fama, pero insiste en que le hizo difícil asimilar que Hollywood le dejara de lado tras su tropezón inicial. "Cada actor tiene su propio camino. "Ella ha obtenido múltiples nominaciones al Oscar y todo eso", continuaba el actor. "Ella cumple y define la belleza de Hollywood. No se puede envidiar su éxito, pero, como dije, al mismo tiempo hace que sea mucho más difícil ver que has sido enviado al banquillo. Y me tomó un largo tiempo asimilarlo".

Maxwell Caulfield acudió a la presentación de la serie 'Vaselina: El origen de las damas rosadas' en 2023, donde posó junto a antiguos compañeros de 'Vaselina 2' como Adrian Zmed (Foto: Jesse Grant/Getty Images para Paramount+)
Maxwell Caulfield acudió a la presentación de la serie 'Vaselina: El origen de las damas rosadas' en 2023, donde posó junto a antiguos compañeros de 'Vaselina 2' como Adrian Zmed (Foto: Jesse Grant/Getty Images para Paramount+)

A pesar de todo, Caufield nunca ha dejado de actuar. En los últimos años ha seguido transitando el cine de género como Axcellerator, ha protagonizado comedias románticas como Craft Me a Romance y se le ha visto en series como American Horror Story: Double Feature o Pam & Tommy en pequeños papeles. Además, no parece que guarde rencor a Grease, puesto que se le vio durante los eventos de presentación de la precuela televisiva estrenada en Paramount+ el pasado 2023. Aun así, claro está que esta franquicia musical, que a lo largo de los años se ha seguido expandiendo con proyectos en televisión o sobre los escenarios, no le hizo ningún bien, aunque también hay que reconocer que sus expectativas anticipándose como el nuevo John Travolta tal vez fueron demasiado exageradas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VÍDEO

John Travolta se salvó de la muerte en una catástrofe aérea

El papel más secreto de Will Smith del que no se enteraron ni sus compañeros de reparto

El beso con Kate Beckinsale que llevó a Colin Farrell a vivir uno de los rodajes más incómodos de su carrera

La enemistad con Henry Cavill que llevó a James Franco a un ataque de celos