Los rasgos de la personalidad que atraen relaciones tóxicas

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

El amor todo lo puede. Es un principio de religiones y filosofías, pero no tan fácil de mantener en algunas relaciones personales, sobre todo cuando estas nos hacen sufrir, o nos conducen al miedo. El amor no puede servir para justificar acciones egoístas, abusos y constantes crisis. El amor todo lo puede, pero no en relaciones tóxicas. Esas que nos hacen daño.

Según el psicólogo Xavier Molina, de Psicología y Mente, algunas características que definen una pareja tóxica son, en primer lugar las actitudes de celos y control. Por ejemplo, se molesta si quieres pasar tiempo con tus amigos y familia; viola tu privacidad, revisando tu teléfono o trata de controlar tus gastos.

Otra señal de un persona tóxica en la pareja es la falta de respeto y el conflicto, e incluso actitudes conflictivas en el ámbito sexual, como por ejemplo, comparar las parejas sexuales. Una relación tóxica se identifica porque nos genera ansiedad, nos anula y nos hace sufrir. Pero, qué es lo que realmente influye en que nos encontremos con este tipo de personas en nuestra vida y, peor aún, que establezcamos relaciones sentimentales con ellas.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

La psicólogo Adriana Gioni explica que “la tendencia a vincularse con relaciones complicadas está determinada por múltiples factores: modelos de aprendizaje emocional, experiencias afectivas sustentadas desde la carencia o la dependencia emocional, las experiencias negativas vividas”.

La especialista agrega, además, que la manera cómo enfrentamos las vida, las situaciones, así como las circunstancias que se presentan, determinarán los resultados que obtenemos. “Si nos enfocamos en los problemas, en los errores y en los fracasos, por ejemplo, y no consideramos una forma eficiente de resolverlos, esos pensamientos reducirán nuestra capacidad para obtener resultados diferentes, lo que genera es la conformación de nuestros pensamientos predominantes. En ese sentido, somos lo que predominantemente tenemos en nuestra mente, en nuestros pensamientos”.

Sin embargo, Silvia Congost, psicóloga especializada en dependencia emocional, autoestima y relaciones, consultada por Insider, agrega un componente adicional a esta fórmula: rasgos de la personalidad.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

"Una persona que tiende a engañarse a sí misma, con evidentes problemas de autoestima, a la que le gusta jugar al salvador, buscando socios con problemas, adicciones o trastornos” suele ser alguien que atrae relaciones tóxicas a su vida, dice Congost, quien agrega que aquellas personas con sentimientos de inseguridad e indignidad, o aquellos que están pasando por un momento difícil en sus vidas como una gran pérdida o un evento inesperado, también pueden establecer relaciones tóxicas.

Para la experta, al determinar una relación tóxica es frecuente que se repitan situaciones que la definen como por ejemplo dudas constantes sobre la relación, que siempre se cree que pueden solucionarse, e incluso no se puede pensar en la vida sin la otra persona, aun si no nos gustan muchos de sus rasgos personales. Es posible que nos hagamos dependientes emocionalmente de esta persona y en consecuencia seamos como “adictos” a esa relación tóxica.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Romper el círculo

El primer paso para encontrar una vía de escape a este círculo vicioso que armamos sin darnos cuenta es, según Congost, reconocer el patrón y aceptarlo. Es importante además, tomarnos nuestro tiempo para entender qué ocurre durante y cómo han terminado nuestras relaciones.

Al terminar con una relación, no es recomendable saltar a otra inmediatamente, sino revisar qué nos atrajo a nuestras relaciones anteriores y reconocer esas características para evitarlas en el futuro. Esto, sin embargo, no es una tarea tan sencilla. Requiere mucho autoconocimiento y aceptación de nuestras fallas.

Adriana Gioni concluye, en este sentido, que el lenguaje del amor, de la comunicación afectiva, las situaciones que tuvimos que vivir y las decisiones que tomamos al respecto determinan de manera contundente la forma en que asumimos nuestras relaciones, pero también destaca que el “la personalidad no es estructura rígida sino cambiante porque está determinada por el carácter y los rasgos”, de manera que no debemos sesgar lo que vivimos como si estuviéramos irremediablemente destinados a ello. Las soluciones están disponibles fortalecimiento de la autoestima, por lo cual es recomendable buscar un especialista si sentimos que el reto es demasiado empinado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Estas son las celebridades asiáticas más cotizadas del momento

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.