Marjorie De Sousa: cuando el escándalo pesa más que el talento y se convierte en un arma de doble filo

Miguel Cane
·5  min de lectura
Marjorie de Sousa arrives at the Latin American Music Awards at the Dolby Theatre on Thursday, Oct. 25, 2018, in Los Angeles. (Photo by Richard Shotwell/Invision/AP)
Marjorie de Sousa (Richard Shotwell/Invision/AP)

Para sorpresa de muchos, Televisa confirmó que ha renovado su relación laboral con la actriz de origen venezolano, Marjorie De Sousa, luego de que en 2018 ésta se fuera a Miami para trabajar en exclusiva para Telemundo, y se incorpora como la antagonista principal de 'La Desalmada', al lado de Livia Brito y José Ron, con Sergio Basáñez, Marlene Favela y Eduardo Santamarina (que también regresa a la empresa tras algunos años de ausencia).

La noticia alzó algunas cejas por dos motivos: el hecho de que es el primer trabajo de alto perfil que hace De Sousa en México después del largo, espinoso y desagradable juicio de patria potestad que protagonizó en tribunales con Julián Gil, su expareja, por la custodia de su hijo Matías Gregorio, nacido en México y hoy de cuatro años, y que no la dejó en muy buenos términos con el público mexicano, que reprobó que la actriz despojara a Gil derecho de ver a su hijo.

También ha sido objeto de controversia su contratación porque viene a un costo muy alto para la producción de José Alberto Castro, que ha sido cuestionado por su elección, ya que hay muchas otras actrices -no solo mexicanas- que son aptas para el rol que De Sousa (quien no se ha distinguido por tener habilidad histriónica realmente) interpretará en esta nueva versión de "La Dama de Troya", una telenovela colombiana de 2008, que originalmente protagonizaron Cristina Umaña, Andrés Juan y Valentina Acosta (en el rol de villana que ahora va a hacer De Sousa).

Aunque la famosa se ha mostrado en redes fascinada por volver a las telenovelas de Televisa, no hay que olvidar que el público mexicano es implacable y ya comenzaron a cuestionarla y a demostrar que no olvidan la forma en la que utilizó a un bebé para ejercer una amarga revancha contra su expareja; hay que recordar además que este escándalo, que se extendió por casi dos años, involucró a terceros y cuando se especuló sobre la paternidad del niño, ésta fue una de las estocadas finales para el ya de por sí frágil matrimonio de Geraldine Bazán y Gabriel Soto, quien se vio envuelto en esto por insinuaciones surgidas por unas fotos que lo mostraban en actitud muy íntima con De Sousa, que no negó ni afirmó nada al respecto en su momento.

La imagen que dejó en un amplio sector del público con esta actitud y los resultados del juicio, que la favorecieron de manera irrestricta, fue de una mujer calculadora que despojó a un padre de su hijo y aunque la situación en realidad es mucho más complicada de lo que parece, en la vida real, la caraqueña de 40 años no sembró ninguna simpatía entre los espectadores.

Y esto, a la larga, puede ser como pegarse un tiro en el pie: ¿recuerdan lo que pasó con la carrera, ahora estancada, de Irina Baeva y cómo el incluirla en el elenco de 'Soltero con hijas' -ostensiblemente para cumplir una petición de Gabriel Soto - acabó arruinando la audiencia de la telenovela? Puede ser muy atractivo tener a una figura escandalosa y polémica en un reparto, aunque sea una nulidad como actriz, pero también puede ser contraproducente.

Quizá esto refleja un arriesgado exceso de confianza por parte de Castro, que ya tiene en Livia Brito el elemento polémico que necesita - después de todo, esta es su segunda oportunidad luego de que aquél irigote con el paparazzo en Cancún casi le "cuesta la carrera", como ella misma dijo con lágrimas en los ojos.

Marjorie de Sousa arrives at the 47th International Emmy Awards gala at the Hilton Hotel on Monday, Nov. 25, 2019, in New York. (Photo by Evan Agostini/Invision/AP)
Marjorie de Sousa (Evan Agostini/Invision/AP)

Tener más de una personalidad con controversia -y hay que tener en cuenta que también figura en el elenco Marlene Favela, que ha estado en los titulares por causa de su proceso de divorcio difícil y porque su todavía marido ya tiene una nueva amante con la que se ha exhibido en Internet- no necesariamente se traduce en ratings, y tampoco debería sacrificarse el talento actoral (y en México hay muchas y muy buenas actrices capaces de hacer roles de heroínas y antagonistas) solo por traer una cara bonita (que eso sí es) que genera escándalos.

Solo el tiempo dirá si el público perdona del todo a la De Sousa o si le pasa una factura a la producción en cuestión de números de audiencia (eso fue lo que hundió a aquel producto de Juan Osorio, pese a estar muy bien hecho); el visto bueno del público es vital y aunque De Sousa tenga su contingente, este no es tan amplio como para garantizar un éxito. Por otra parte, está el morbo que genera la noción de que tarde o temprano se cruzarán ella y Gil en los amplios pasillos de la televisora, ya que en los mismos foros, él graba '¿Qué le pasa a mi familia?'.

Nunca hay que menospreciar la opinión del público; y menos aún, cuando este tira de su gracia a alguna celebridad, porque solo en casos muy excepcionales - véase a Gloria Trevi como ejemplo de esto- se puede volver a ganar el favor de quienes hacen o deshacen una carrera y ni el productor ni la actriz (que le puede salir muy cara) deberían de confiarse.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

La astuta táctica de Gabriela Spanic para volver a donde siempre quiso estar, 7 años después

Irán Castillo, la actriz que no se ha dejado quebrar (ni envenenar) ante tantos golpes en su vida

Cachún Cachún Ra Ra: la 'leyenda negra' de uno de los programas más entrañables (y polémicos) de la TV mexicana

EN VIDEO: Salma Hayek, molesta con quienes sugieren que se casó con François-Henri Pinault por su fortuna