Las marcas de cosméticos de las celebridades: ¿realmente son buenas o solo pagamos por sus nombres?

Adriana Terán
·6  min de lectura

Recuerdo la primera vez que me obsequiaron un perfume firmado por Britney Spears. Creo que no iba a abrirlo ni siquiera y no por rechazo a la artista sino porque creo que cada quien debe tener su lugar. No me había planteado, ni me parecía interesante oler como Britney. Sin embargo, el empaque espectacular era un grito para la curiosidad. ¡Y caí en la trampa! Abrí la delicada cajita y la sorpresa fue mayúscula. El perfume era exquisito.

Muchos artistas se toman muy en serio estas alianzas y supongo que fue el caso de la “princesa del pop” a principios de los años 2000, cuando a través de la marca Elizabeth Arden lanzó su primera fragancia.

No es nuevo que los famosos extiendan su alcance hacia otros mercados pero sí llama la atención que actualmente muchos de ellos estén enfilando sus intereses hacia la industria de la belleza. ¿Otra consecuencia de la nueva realidad? Tal vez. El hecho es que, en concordancia con estas tendencias, el consumidor también quiere cuidarse y lucir saludable y justamente la salud tiene hoy un papel protagónico en ese escenario de la belleza. La pregunta es: realmente son buenos los productos firmados por famosos, o solo pagamos por sus nombres.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

La asesora de consumidores y especialista en skin care Johana Méndez explica que las proyecciones de crecimiento que hay en el mercado de la belleza para los próximos años son astronómicas y ya viene creciendo exponencialmente desde los últimos cinco años. “Eso nos dice que este es un mercado donde todos quieren tener un espacio. No es extraño que los famosos también quieran ser parte, primero porque se promocionan y segundo porque se perfila como oportunidades de negocio seguras y duraderas”.

Con relación a la calidad de estos productos, Méndez es optimista. Quizás es lógico que las celebridades quieran relacionar su nombre con la calidad, pero además ellas pueden tener acceso directo a profesionales e investigadores de primera línea.

“Hay que darles crédito a los famosos que incursionan con seriedad en la industria de la belleza porque ellos tienen acceso a los mejores dermatólogos, a los más prominentes cirujanos plásticos e investigadores, y están más actualizados en tendencias que cualquier empresario promedio. Desde ese enfoque, y siendo ellos mismos consumidores, tienen una gran ventaja porque pueden ofrecer ideas y conceptos relacionados con su estilo de vida. Eso siempre es interesante”.

Ser o parecer

Entre las celebridades que han abordado con éxito el negocio de la belleza, podemos encontrar aquellas que han unido su nombre al de marcas reconocidas, como es el caso reciente de Rosalía como imagen de VivaGlam 2020 de MAC; y están quienes han creado su propia firma de productos orientada a conceptos relacionados con estilo de vida y experiencias.

Dentro de este rubro, tienen mucha visibilidad aquellas artistas que han logrado ofrecer un valor claro y diferente a sus propuestas. Por ejemplo Rihanna, quien no solamente desarrolló una marca de maquillaje, Fenty, sino que ahora ofrece una línea de cosméticos unisex llenando un espacio que necesitaba ser atendido.

“Están quienes promueven el mercado de clean beauty, como Jessica Alba, y aunque ese término está en controversia porque no está regulado de ninguna manera, ni hay criterios específicos al respecto, ella ha sido consistente con su marca, Honest Beauty, en cuanto a reflejar un estilo de vida cónsono con su concepto y contar con el respaldo de especialistas. Sin tener campañas agresivas ni involucrar su nombre en la marca, nos dice mucho de su interés por trascender en este negocio”, asegura Méndez.

“El caso contrario es Gwyneth Paltrow, quien se ha visto frecuentemente en el centro de la polémica porque a través de su concepto, Goop, ofrece productos, digamos, peculiares, que muchas veces pueden estar contraindicados, pero que se venden con la bandera del clean beauty. Así, hemos visto que ofrece desde velas que huelen a vagina hasta brebajes que no siempre tienen fundamento científico”.

Y es en este sentido donde los consumidores debemos tener criterio para seleccionar lo que queremos y para qué lo necesitamos.

Datos clave adquirir estos productos

Son muchas las famosas que cuentan con marcas exitosas de maquillaje o de cuidado de la piel. algunas de ellas son Drew Barrymore, Lady Gaga, o más recientemente Jennifer López, pero más allá de la simpatía que tenemos por el artista, hay criterios que debemos tener en cuenta antes de adquirir estos productos.

El primero es el concepto de la marca. Revisemos si nos identificamos con su filosofía, si es una línea de cosméticos veganos, o si es para toda la familia, o si está orientada a enfocarnos en el bienestar interior, como es el caso de la nueva marca de Alicia Keys, SoulCare, la cual relaciona con el cuidado de la belleza interior en primer lugar.

Otro ejemplo interesante en este sentido es Selena Gómez, quien ha logrado transmitir sus propias experiencias al concepto de su marca, Rare Beauty. Ella habla con transparencia sobre el lupus, enfermedad que sufre, así como de inclusión y de desórdenes emocionales. “Este discurso se ve reflejado con consistencia en su marca y muestra que está preocupándose por ofrecer productos de alta calidad a precios asequibles para llegar a un público mayor”, opina Johana Méndez, quien también es dermatóloga con base en Alemania.

(Photo by Tibrina Hobson/Getty Images)
(Photo by Tibrina Hobson/Getty Images)

Un segundo criterio, pero fundamental, es comprender que estos productos no suelen ser de tratamiento. Méndez afirma que la mayoría de estas estrellas ponen sus nombres en productos de cuidado básico y no suelen estar indicados para tratar pieles con afecciones. “Si las necesidades de la piel están orientadas a un producto especializado, con características más específicas, la opción no es precisamente uno masivo firmado por una celebridad, sino el que recomiende el especialista”.

Otra clave que podemos tener en cuenta a la hora de adquirir estos productos es el tiempo en que se produce cada colección. “Es imposible mantener estándares de calidad si lanzan nuevas colecciones cada tres meses, esto nos deja ver que esos son productos orientados más a los fanáticos que a alguien que quiere un producto de alta calidad”.

Revisar el origen de los ingredientes y de la producción, así como los reviews de cada marca respaldados por expertos también serían datos interesantes para tener luces sobre los estándares de calidad de los productos y, finalmente confiar en nuestra intuición y conocimientos básicos. Detalles como la pigmentación en el maquillaje o la permanencia en la piel de un perfume pueden ser simples maneras de determinar si tendremos ese producto en nuestro tocador por mucho tiempo o no lo volveremos a usar jamás. Después de todo, no son pocas las famosas que no usan sus propios productos. Eso deja también mucho para pensar.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Los famosos que han abierto el camino hacia un futuro más real, sin estereotipos de belleza

Consejos de maquillaje para realzar tus ojos marrones cuando llevas cubrebocas

El cuidado de la piel masculina: limpieza e hidratación, básicos para un rostro saludable

EN VIDEO: Rihanna quiere acabar con el estigma que rodea al cuidado de la piel masculina