Anuncios

La hazaña de Meryl Streep en 'El diablo viste a la moda' que la hizo sentir miserable

El éxito de 2006 trae recuerdos agridulces para Meryl Streep, aunque los detalles de su trabajo merecen todo el reconocimiento

'El diablo viste a la moda' dejó huella en la historia de las comedias y en las carreras de Anne Hathaway y Meryl Streep, aunque de manera diferente. (Foto de Alberto Pizzoli/AFP via Getty Images)
'El diablo viste a la moda' dejó huella en la historia de las comedias y en las carreras de Anne Hathaway y Meryl Streep, aunque de manera diferente. (Foto de Alberto Pizzoli/AFP via Getty Images)

Pocas películas logran sellar su destino como fenómenos culturales que trascienden el paso del tiempo, y El diablo viste a la moda es una de ellas. El humor, la química entre sus protagonistas, la moraleja sobre el precio del éxito y las increíbles actuaciones de sus actores, conjugó una poción cinematográfica que sigue hechizando 17 años más tarde.

Anne Hathaway y Emily Blunt lo saben. Fueron las actrices más jóvenes del reparto estelar y no solo todavía siguen recibiendo halagos cada dos por tres por parte del público, sino que ellas mismas no pueden escapar los deseos de recordarla. Así lo hicieron en un reencuentro que protagonizaron para Variety, sacando a relucir una hazaña de Meryl Streep que dejó huella en el rodaje y la historia. Aunque la actriz no tenga un buen recuerdo de ella.

Anne Hathaway y Emily Blunt están disfrutando de un momento dulce. La primera a través de las alabanzas que está recibiendo con su elegante y seductora interpretación en Eileen, un thriller psicológico donde interpreta a una psicóloga de prisiones que desata la pasión y el caos al entablar una amistad con una compañera más joven (con una brillante Thomasin McKenzie). La británica, por su parte, ocupa un lugar especial en la conversación previa a los Óscar desde que deslumbró con su feroz interpretación en Oppenheimer, donde dio vida a la esposa del protagonista a través de un personaje secundario que remueve sensaciones en el acto final de la historia.

Cada una está viviendo su momento aunque existen hilos que las conectan: haber trabajado con Christopher Nolan (Anne lo hizo dos veces en Batman: El caballero de la noche asciende e Interstellar), que el público las siga recordando por el legado de El diablo viste a la moda (como si fuera ayer desde su estreno en 2006) y haberse quedado anonadadas con Meryl Streep cuando interpretó a la legendaria jefa egocéntrica Miranda Priestly. Y precisamente hablaron de ella en el reencuentro de Variety.

El personaje de Miranda Priestly estaba vagamente inspirado en la jefa de Vogue y mentora del mundo de la moda, Anna Wintour, aunque Meryl Streep lo llevó más lejos al crear un aura temeraria, autoritaria y malvadamente elegante. Y según contaron sus compañeras en la reciente entrevista, la actriz ganadora de tres premios Óscar solía ofrecer sugerencias sobre su personaje, improvisando frases metida en su papel y de forma completamente espontánea.

LA LEYENDA DE MERYL STREEP Y EL RECUERDO NEGRO DE ‘EL DIABLO VISTE A LA MODA’

“Recuerdo haber visto a Meryl proponer 18 frases diferentes en el acto”, rememoraba Hathaway mientras recordaban juntas diferentes frases de la película cuando, algunas de ellas, fueron improvisadas. “Stanley Tucci hacía lo mismo, y tú. Yo era como una niña de jardín de infantes que decía: ‘¿Cómo son todos tan buenos?’”, continuaba Anne.

Sin embargo, en otro momento de la charla, la misma actriz recordó lo mucho que solían divertirse con esas frases legendarias donde el sarcasmo elevaba el humor y cómo Meryl Streep quería sumarse a la diversión pero no lo hizo al mantenerse aislada. “¿Sabes que nunca hizo actuación de método desde entonces?”, señalaba Emily Blunt. “Dijo que la hizo tan miserable en esta película, porque todos estábamos de fiesta al otro lado del set”.

Efectivamente, la estrella de Mamma Mia! se lanzó a la interpretación de método por primera vez en esta película. Pero lo pasó tan mal que terminó odiando la experiencia.

Stanley Tucci, Meryl Streep, Adrian Grenier, Anne Hathaway, Emily Blunt y Daniel Sunjata (el reparto de 'El diablo viste a la moda') en 2006. (Foto de Michael Loccisano/FilmMagic)
Stanley Tucci, Meryl Streep, Adrian Grenier, Anne Hathaway, Emily Blunt y Daniel Sunjata (el reparto de 'El diablo viste a la moda') en 2006. (Foto de Michael Loccisano/FilmMagic)

“¡Fue horrible!”, dijo Meryl Streep a EW durante el 15 aniversario de la película en 2001. Compartió haberse sentido “miserable” metida en su camerino mientras escuchaba al resto de sus compañeros “bailando y riendo”. “Estaba tan deprimida”, continuó. “Me dije ‘es el precio que pagas por ser la jefa’. Fue la última vez que intenté eso del método”.

Y es que Meryl Streep no solo se metió en su personaje, ‘viviendo’ a Miranda cada día del rodaje, sino que mantuvo una concentración pasmosa al jugar con la improvisación desde la perspectiva de un papel tan autoritario. Incluso dejó a Anne Hathaway estupefacta cuando, en lugar de elevar la voz para marcar la autoridad de Miranda, Streep improvisó la manera de hablar susurrante de su personaje. Esa que impone desprecio y autoridad hasta el punto de hacer que sus súbditos se sientan en un plano inferior. Fue una inspiración que Meryl tomó prestada de Clint Eastwood.

“Fue un robo directo de la forma en que vi a Clint Eastwood dirigir un set”, explicó en el mencionado reencuentro con EW tras haber trabajado con el legendario cineasta cuando la dirigió y compartieron protagonismo en Los puentes de Madison. “Es alguien a quien los hombres realmente respetan y nunca levanta la voz; la única vez que lo hizo, aterrorizó tanto a la gente durante dos semanas que quedaron traumatizados”.

En resumen, con su primera y única experiencia probando el método que tanto defienden actores como Andrew Garfield, Christian Bale y Jeremy Strong, Meryl Streep consiguió transmitir el peso dramático de Miranda, marcando distancia con el resto de personajes hasta ubicarse en un plano superior, diferente y claramente divisorio. Un resultado positivo para la experiencia cinematográfica al haber creado un papel que pasó a la historia, dejó huella y todavía ocupa un lugar especial en la memoria cinéfila del mundo. No obstante, tuvo su lado negativo, al dejar a Meryl Streep con recuerdos de aislamiento y soledad que la llevaron a vivir una experiencia miserable.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Anne Hathaway solía sentirse "incómoda" con ciertos atuendos

Por fin podemos dar a 'El diablo viste a la moda' el final antirromántico que merecía

Meryl Streep y el vídeo que demuestra su mejor truco como actriz

‘La muerte le sienta bien’ obligó a Meryl Streep a tomar una resolución que lleva 30 años cumpliendo