Anuncios

El falso mito tras 'Un lugar llamado Notting Hill' que generó una triste historia romántica

El supuesto banco donde se sentaron Julia Roberts y Hugh Grant en ese clásico despertó un apasionante relato en una ciudad de Australia

Julia Roberts y Hugh Grant Star en 'Un lugar llamado Notting Hill', el clásico británico de 1999 (Foto: Ronald Siemoneit/Sygma/Sygma via Getty Images)
Julia Roberts y Hugh Grant Star en 'Un lugar llamado Notting Hill', el clásico británico de 1999 (Foto: Ronald Siemoneit/Sygma/Sygma via Getty Images)

Julia Roberts y Hugh Grant conquistaron nuestros corazones en los 90 gracias a Un lugar llamado Notting Hill. Esta historia sobre la relación entre un librero y una estrella de cine nos hizo soñar con las casualidades románticas de la vida, con esas situaciones inesperadas y anecdóticas que de repente nos sacan de la monotonía y nos juntan con personas especiales. Tal vez, esta es la razón por la que esta romcom ha despertado mitos e historias de lo más apasionantes, como una que conquistó a toda una ciudad en Australia y que, con el tiempo, se descubrió que era falsa.

Ocurrió en Perth, capital del estado de Australia Occidental, cuando una persona anónima donó a la localidad un banco idéntico al de Un lugar llamado Notting Hill, en el que Roberts y Grant compartieron algunos de los momentos más emocionantes de la película en el jardín. En él había una inscripción que decía “Rodd & Nicole 2002”, puesto que, en teoría, se trataba de un regalo que el donante hizo a su pareja, que era una gran fan de clásico británico. Aunque, como toda buena historia, hubo mucha ficción puesta de por medio.

El mito que inicialmente salió a la luz decía que, motivado por el romanticismo del film, decidió gastarse buena parte de sus ahorros en obtener el banco original del film y conquistar al que era el amor de su vida. Aparentemente, la relación entre ambos acabó en tragedia y, ante el dolor de tener en su colección un objeto que le recordara a su relación fallida, decidió donarlo a la ciudad de Perth para que sus habitantes y turistas disfrutaran del objeto. Sin embargo, poco de esto era cierto, porque ni siquiera el banco era el que salía en Un lugar llamado Notting Hill.

Nadie en Perth cuestionó esta historia. De hecho, hasta le pusieron una placa que señalaba “este asiento aparece en la película Un lugar llamado Notting Hill de 1999, protagonizada por Julia Roberts y Hugh Grant" y que fue "amablemente donado por un residente local que desea permanecer en el anonimato". Al fin y al cabo, a todos nos encanta este tipo de mitos tras las películas, sobre todo si esconden historias románticas tan misteriosas como la que generó este donante del banco.

Durante años, la ciudad vivió creyéndose el relato y presumiendo de tener en sus calles un objeto tan característico del séptimo arte, sin embargo, en 2019, la emisora de radio australiana 96FM (a través de The West) se percató que el banco instalado en Perth presentaba diferencias notables con el que vimos en pantalla y decidió investigar para descubrir toda la verdad.

Desde este medio, lo primero que hicieron es contactar con las autoridades locales para recabar información. Desde el consistorio de Perth, les comentaron que en su momento el consejo de gobierno aceptó el banco “de buena fe” y que “no había motivos para cuestionar su originalidad”, aunque, mirando con detenimiento, es notorio que la tipografía, la profundidad de la inscripción o el color era ligeramente diferente a lo que vimos en el banco en el que Roberts y Grant se sentaron en la película,

La verdad sobre el banco de Notting Hill salió a la luz

Podría ser el caso de que el asiento hubiera sufrido una reforma de cara a ese regalo romántico, pero, una vez que la investigación avanzó y dieron con el contacto del donante, ese hombre llamado Rodd cuyo nombre aparecía grabado en el objeto, no quedó ninguna duda de que toda esta historia fue muy diferente a lo que los habitantes de Perth creían.

Para empezar, el hombre ni siquiera vivía en la localidad, sino que estaba asentado en Estados Unidos. Él sí intentó hacerse con el banco original de Un lugar llamado Notting Hill y realizó una investigación exhaustiva para poder regalárselo a su pareja, sin embargo, descubrió que ya no existía y encargó una réplica a una empresa de muebles de Perth.

Según sus palabras, la gente interpretó el relato a su manera y fue creciendo hacia la dirección equivocada, puesto que ni siquiera confirma ese final trágico de su romance por el que sintió la obligación de donar el banco. De hecho, aunque no entró en detalles específicos, lo lógico es pensar que al no tratarse del original y al ser un objeto voluminoso simplemente quisiera dejarlo en un lugar donde realmente fuera útil, como el parque de una ciudad.

“Mi nombre es Rodd, Rodd con dos D”, dijo el donante a 96FM por teléfono desde Estados Unidos. "Nunca jamás fue representado como el banco de Notting Hill pero, de alguna manera, desde el día en que lo doné, esta historia evolucionó", explicaba. "Creo que es una pena que alguien lo haya descubierto porque el brindaron mucho consuelo... y fue muy querido, pero supongo que el verdadero periodismo se trata de decir la verdad".

A pesar de todo, no se puede negar que tras la verdad también hay una gran historia. A fin de cuentas, que toda una ciudad estuviera años abrazada a este mito romántico y convirtiera el clásico de Julia Roberts y Hugh Grant en uno de sus intereses turísticos siendo todo falso, es verdaderamente curioso. De hecho, tras descubrirse la información, los responsables de turismo dieron una vuelta de tuerca al asunto y resignificaron el banco.

"Ésta es una gran oportunidad para que la ciudad de Perth cree una nueva atracción turística en la forma del banco falso de Un lugar llamado Notting Hill: un banco que se encuentra en una posición privilegiada en un hermoso parque que ha engañado a los visitantes durante 20 años", dijeron al medio radiofónico desde la consejería de turismo de Perth. "También deberíamos buscar un Hugh Grant falso para charlar con los visitantes que vienen a verlo", matizaban en tono bromista.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine 54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VÍDEO

Julia Roberts sufrió un bullying terrible en 'Magnolias de acero'

La experiencia incómoda de Demi Moore y Woody Harrelson en uno de sus clásicos más controvertidos

Los excesos de George Clooney que pusieron patas arriba uno de sus clásicos de los 90'

La película para la que Sigourney Weaver decidió acercarse a Jeffrey Dahmer