¿Conoces los parques nacionales de México?

Los parques nacionales se consideran zonas con uno o más ecosistemas de belleza escénica, valor científico, educativo, de recreo, con valor histórico, con flora y fauna y aptitud para el desarrollo del turismo, entre otras características. En ellas, solo se permitirían actividades relacionadas con su preservación, investigación, y educación ecológicos.

México cuenta con 67 parques nacionales, que representan unas 16 millones 220 mil hectáreas, y no hay excusa para no conocerlos, aunque sea poco a poco.

Hoy te presentamos ocho de ellos.

Sima de las cotorras, Chiapas

El mayor atractivo de este parque nacional, establecido como Reserva de la Biosfera en 1972, es precisamente la sima donde habitan miles de cotorras. La gente va a escucharlas y a ver cómo vuelan dentro y fuera de un hundimiento de tierra natural de unos 140 metros de profundidad y unos 160 metros de diámetro. Además, dentro de ella, a unos 20 metros sobre la pared, se encuentran pinturas rupestres, vestigios de la cultura Zoque.

La sima de las cotorras tiene unos 140 metros de profundidad. Foto: Getty Images

Lagunas de Chacahua, Oaxaca

Este parque nacional, decretado en 1937, contiene una bahía y las lagunas de Chacahua, Tianguisto y Pastoría, y es hogar de numerosas aves acuáticas y otras especies, como el oso hormiguero, el pájaro bobo y cocodrilos. Lo mejor es recorrerla en lancha para navegar sus islotes y ver de cerca los manglares que la habitan. Es además una zona de conservación de tortugas, pues es estima que cada año nacen aquí entre 150 y 170 mil ejemplares, lo que reúne a voluntarios para cuidarlas.

También te puede interesar: Las rutas de senderismo que debes conocer de México

Sierra de órganos, Zacatecas

Las majestuosas formaciones rocosas que a la distancia asemejan un órgano musical, son el mayor atractivo de este parque nacional decretado en el año 2000. Senderismo, rappel, camping y ciclismo de montaña son algunas de las actividades que puedes realizar entre su vegetación, que acoge las famosas biznagas, y animales como coyotes.

Cumbres de Monterrey, Nuevo León

Fue en 1939 que esta zona se decretó como parque nacional, y forma parte de la red mundial de Reservas de la Biosfera. Es responsable de la producción de hasta 70% del agua que consume la ciudad de Monterrey, misma que amenaza su conservación. Pero su abundante fauna y vegetación son ideales para realizar algunos deportes extremos como rappel, montañismo, senderismo y excursiones.

Lagunas de Zempoala, Morelos

Se trata de una zona privilegiada debido a la biodiversidad acuática y la conservación de sus lagos, rodeados de bosques de oyamel, pino y encino. Establecido como parque nacional en 1947, la zona es ideal para acampar, realizar paseos a caballo, caminatas o visitar su mirador.

Las lagunas de Zempoala guardan una gran biodiversidad acuática. Foto: Getty Images

También te puede interesar: Si todavía no conoces la Huasteca Potosina, te has perdido de esto

Arrecifes Xcalak, Quinta Roo

El Parque Nacional Marino, establecido en el año 2000, te permite acercarte a una parte del segundo arrecife de coral más grande del mundo, además de disfrutar de una de las zonas vírgenes de la zona maya de México. Ahí, disfrutarás también de humedales, lagunas costeras y playas, además de atestiguar a varias especies de animales, como delfines nariz de botella, jaguares, caracoles rosados y más. Y por supuesto, el buceo y el esnórquel son de las actividades más recomendadas.

El Chico, Hidalgo

Esta fue la primera área protegida de México, aunque no recibió su distintivo como parque nacional hasta 1982. Alpinismo, escalada en roca, camping, y senderismo son las principales actividades turísticas en estos bosques espesos con formaciones rocosas espectaculares. Además, puedes visitar el pequeño pueblo de Mineral del Chico, y dejarte envolver por la característica niebla, resultado de la alta humedad de la zona.

Bahía de Loreto, Baja California Norte

Establecido en 1996, este espacio es un refugio para especies marinas y terrestres, por lo que el buceo, kayak, canotaje y remo están entre sus actividades más prolíficas. Por supuesto puedes también acampar y ver algunas de las especies de animales que la habitan, como la concha nácar, el cangrejo ermitaño gigante, la tortuga carey, orcas y lobos marinos.

@travesabarros