Anuncios

La vergüenza que arrastra Jennifer Aniston tras su debut en el cine de terror

La actriz de 'Friends' recuerda su primera película con rechazo

Jennifer Aniston protagonizó su primera película poco antes de 'Friends', siendo una producción que recuerda con
Jennifer Aniston protagonizó su primera película poco antes de 'Friends', siendo una producción que recuerda con "vergüenza" (Foto de Ron Davis/Getty Images)

“Le debo todo a Rachel”, dijo Jennifer Aniston cuando le preguntaron por los personajes que la hacen sentir más orgullosa. Y no es para menos. La caprichosa amante de la moda que interpretó en Friends no solo consiguió ponerla en el mapa de las estrellas, sino que ayudó a crear la conexión que todavía mantiene con la audiencia y abrirle un nuevo panorama de oportunidades. La exitosa sitcom marcó un punto definitivo en su carrera a partir de 1994, olvidando el anonimato para dar la bienvenida al estrellato. Sin embargo, las cosas eran muy distintas unos meses antes de conseguir el papel que lo cambiaría todo, como demuestra una película por la que siente “vergüenza” cuando la recuerda.

Les hablo de Leprechaun, también conocida como El duende, aquella obra de 1993 que terminó convirtiéndose en película de culto con el paso del tiempo, mezclando terror y comedia a través del absurdo y el gore. En esta historia, Warwick Davis interpretaba a la criatura mitología irlandesa que daba nombre al filme y acechaba a una familia convencido de que le habían robado su olla de oro. Jennifer interpretaba a la hija adolescente que se enfrentaba al duende, lo desafiaba e intentaba aniquilarlo.

La película supuso el debut de Jennifer Aniston en la gran pantalla, no obstante, en lugar de recordarla con añoranza nostálgica, la actriz se siente avergonzada. Así lo contó hace unos años en una visita al programa británico de Graham Norton, revelando cómo se sintió cuando la película apareció en pantalla cuando estaba cambiando canales junto a su prometido en aquel entonces, Justin Theroux.

“Fue un momento mortificante cuando Justin (Theroux) y yo acabábamos de empezar a salir”, recordaba (vía Independent). “Estaba cambiando de canal y se topó con eso. Esas fueron nuestras siguientes dos horas, para mi vergüenza”. Sin embargo, no fue la única vez que la actriz expresó su rechazo hacia la que fue la primera película de su carrera.

En 2019 contó más detalles en The Howard Stern Show (vía People), explicando que no pudo evitar “entrar y salir” de la habitación, sintiendo repelús durante la emisión de la película. "La vi hace como 8 años con nuestro amigo en común Justin Theroux para reírnos", explicó. “Estábamos saliendo. Fue una de esas cosas en donde traté de quitarle el control remoto de la mano y simplemente no pude tenerlo. Él decía: 'No, no, no, no, esto está sucediendo'. Seguí entrando y saliendo, sintiendo repelús”.

Mientras que en un video para la revista InStyle de 2021 lo admitía de nuevo, revelando que llegó a pensar que arruinaría su carrera. “Hay muchas películas en las que piensas: 'Oh Dios, esto es... ¿cómo voy a sobrevivir a esto en mi futuro?' Y luego se convierte en culto porque es muy vergonzoso”, añadía para entonces aclarar que se refería específicamente a su película de terror de 1993.

Jennifer Aniston en el estreno de 'Leprechaun' en 1993 (Foto de Ron Galella/Ron Galella Collection via Getty Images)
Jennifer Aniston en el estreno de 'Leprechaun' en 1993 (Foto de Ron Galella/Ron Galella Collection via Getty Images)

Evidentemente, Jennifer Aniston no será la primera ni la última estrella que siente rechazo por algún proyecto del pasado. Sobre todo cuando se remontan a los inicios cinematográficos. Les pasó a Leonardo DiCaprio con Critters 3, a Sandra Bullock con Máxima velocidad 2, Channing Tatum con G.I. Joe: El origen de Cobra, George Clooney con Batman y Robin, y un largo etcétera. No obstante, en el caso de la estrella de Friends, se añade una vergüenza peculiar al tratarse de una producción que fue mala y con ganas.

Porque si Leprachaun consiguió ganarle al paso del tiempo y coronarse como una película de culto es precisamente por lo mala que es. Es tan mala que causa risa y hasta vergüenza ajena, siendo un producto de entretenimiento que funciona para el deleite cómico. De todos modos, no creo que Jennifer Aniston necesite castigarse tanto. Después de todo tenía 24 años y llevaba una larga temporada buscando oportunidades entre el teatro y la televisión. En el momento que Leprachaun llegó a su vida estaba pasando por una etapa de decepción profesional por culpa de proyectos que no terminaron de cuajar. Como fue el caso de Ferris Bueller (un spin off basado en la película Un experto en diversiones de 1986), Molloy y The Edge, series que fueron canceladas tras la emisión de una primera temporada entre 1990 y 1993.

Si tenemos en cuenta que era una actriz joven en busca de trabajo que, como cualquiera en su lugar, prioriza las ganas de ponerse delante de la cámara y seguir expandiendo su currículo, resulta comprensible que aceptara la oferta de aparecer en Leprechaun. Es más, ella misma reconoció ante Howard Stern que pensó que había logrado llegar a la cima cuando rodó aquella producción. “Era con Warwick Davis, el tipo de Willow. ¡Era algo importante!”, dijo.

Leprechaun terminó siendo un éxito contra todo pronóstico. Porque a pesar de las malas críticas, el público se acercó a los cines a darle una oportunidad en 1993 consiguiendo una recaudación de $8.6 millones en Estados Unidos. No parece mucho cuando valoramos las cifras habituales de los éxitos de Hollywood pero, en este caso, la película solo había costado un millón en hacerse, generando ganancias con creces hasta el punto de expandir una saga con siete secuelas. Ya sin Jennifer Aniston, claramente.

De todos modos, Jennifer Aniston puede decir que la fortuna estaba de su parte. Porque la tristeza y decepción que sentía ante los proyectos cancelados y la huella de una película tan mala en su carrera, decidió acercarse al jefe de NBC Entertainment cuando lo vio un día en una GASOLINERA. Warren Littlefield recordó al HuffPost que la animó a que siguiera intentándolo y, unos meses más tarde, le envió el libreto de Friends. Su audición fue para el papel de Monica pero cuando Courteney Cox demostró que era la adecuada, ofrecieron a Jennifer el rol de Rachel.

Y lo demás es historia. Friends cambió su vida y su cuenta bancaria, coronándola con uno de los personajes favoritos de la sitcom, el premio Emmy, el Globo de Oro y una plataforma de éxito que le ayudó a volar en Hollywood. En consecuencia, desde 1994 no tuvo que preocuparse por hacer películas que más tarde le avergonzaran. El éxito de Friends le otorgó el privilegio de la elección sin presiones económicas o profesionales, atravesando las siguientes décadas con taquillazos como Todopoderoso, Mi novia Polly, Una esposa de mentira, Quiero matar a mi jefe o ¿Quién *&$%! son los Miller?

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

A Jennifer Aniston le resulta "más fácil" estar soltera

El trastorno que pudo costarle la vida a Jennifer Aniston

Una guionista de ‘Friends’ nos pincha el globo de la nostalgia

'Friends' fue un salvavidas inesperado para Brooke Shields