Anuncios

Marvel llevó a Mark Ruffalo a traicionar la virtud por la que marca la diferencia en Hollywood

El actor revela que llevaba almohadillas en diferentes partes del cuerpo para aparentar músculos en la película de 'Los Vengadores'

Mark Ruffalo revela que llevaba almohadillas en las nalgas y otras partes del cuerpo para interpretar los músculos de Bruce Banner en 'Los Vengadores'. (Foto de Theo Wargo/Getty Images)
Mark Ruffalo revela que llevaba almohadillas en las nalgas y otras partes del cuerpo para interpretar los músculos de Bruce Banner en 'Los Vengadores'. (Foto de Theo Wargo/Getty Images)

Que Hollywood es un mundo superficial donde las apariencias se valoran más que el talento no es ningún misterio, pero aun así no es difícil encontrar figuras talentosas cuya única fijación por un buen trabajo y no por la fama y los focos les han llevado a lo más alto. No obstante, por las constantes que se dan en la industria, es posible que incluso aquellos que no quieren ni oler esta superficialidad y están centrados 100% en su trabajo interpretativo acaben pecando.

Este tema, que parece una constante en este universo de fama y vanidad, ha salido a relucir durante una reciente conversación entre Mark Ruffalo y Robert Downey Jr. para Variety, quienes, en medio de la campaña a los Óscar ( donde ambos buscan optar al galardón al Mejor Actor de Reparto por Oppenheimer y Pobres criaturas), no han dudado en recordar su trabajo en Marvel y bromear sobre cómo este tipo de productos llevó al actor de Hulk/Bruce Banner a hacer lo impensable.

Charlando sobre Pobres criaturas, una fábula fantástica donde se aborda los límites del sexo y los prejuicios sociales, Downey señaló lo sorprendente que le pareció que su antiguo compañero de Marvel apareciera desnudo apenas unos segundos de comenzar su interpretación. Como contaba el actor de Iron Man, considera a Ruffalo uno de los actores menos vanidosos de la industria, alguien a quien solo le importa el físico y las apariencias si es necesario para un papel. Por ello, verle lucirse en esta cinta protagonizada por Emma Stone le resultó de lo más curioso.

“Si queremos hablar de coraje, el hecho de que a los 11 segundos de esta actuación estés completamente desnudo y lo intentes de una manera que, nuevamente, no fue gratuita, pero fue muy...”, comenzaba afirmando Downey, a quien Ruffalo le completó la frase señalando que lucimiento físico en Pobres criaturas fue algo “crudo”.

"Pensé: '¿Tengo que hacerlo?' Lo único que puedo escuchar es: ‘Ya nadie quiere ver tu viejo trasero. Quizás ya no deberías hacer películas como esa’”, matizaba el actor de 56 años. "Quiero decir, es la parte que menos me gusta, pero también la vi como una extensión de la comedia física que ya estábamos encontrando. Entonces era simplemente otra forma de contar la historia".

Sin embargo, Downey Jr. le recordó que, aunque reniegue del lucimiento físico y no le guste rodar escenas enfocadas en la vanidad superficial, cuando grabaron Los vengadores hubo un momento en el que se sintió complacido por lo bien que le quedaban las prótesis de Hulk y el buen físico que le hicieron lucir. De hecho, él mismo se quedó en shock porque, desde el principio de la producción, Ruffalo estuvo molesto con tener que hacer dieta y ejercicio.

Mark Ruffalo interpretó a Hulk en siete películas del Universo Cinematográfico de Marvel. (Foto de Han Myung-Gu/WireImage)
Mark Ruffalo interpretó a Hulk en siete películas del Universo Cinematográfico de Marvel. (Foto de Han Myung-Gu/WireImage)

"Quiero decir esto, porque, conociéndote desde siempre, en una de estas películas de Los Vengadores, te quitaste la camisa y estabas en muy buena forma. Y el director dijo: 'Lo tenemos'. Dijiste: 'Oh, ¿puedo dejar de hacer dieta y hacer ejercicio ahora?'", bromeaba el actor de Oppenheimer. "No he conocido a nadie que esté más ansioso por no ser vanidoso más allá del punto en el que es necesario lograr el fin de su trabajo".

Fue entonces cuando Ruffalo reconoció su pecado, destacando que el buen lucimiento visual al que aspiraba Marvel, esa superficialidad que siempre ha criticado mientras plasmaba a uno de los superhéroes más fuertes del UCM, le llevó a sentirse complacido con la mejora de su físico ante la cámara, sobre todo por las buenas piernas que le hicieron lucir.

"¿Sabes que tenía una almohadilla en el trasero? Mis piernas eran como diez centímetros más grandes. Mi pantorrilla medía cuatro pulgadas. Realmente quería tener esta forma", destacaba el actor sobre su experiencia en el set de Los Vengadores’.

“Las almohadillas para hacer el trasero grande, las almohadillas para las piernas, las almohadillas para los muslos, las almohadillas para las pantorrillas, todas estaban jugando su papel. Entonces, cuando miras eso piensas: 'Guau, se ve genial', pero solo estaba usando lo que usan los Vengadores, pero debajo de mi ropa", continuaba.

Al final, aunque la conversación entre ambos actores transcurriera en un tono bromista y despreocupado, se puede sacar la conclusión de que un ambiente tan frívolo como Hollywood, donde la apariencia en pantalla, prensa o eventos juega un papel tan relevante y la gran mayoría de estrellas están rendidos a ella, es difícil no verse contagiado por esta tendencia, y mucho menos en producciones tan estereotipadas en lo visual como las del Universo Cinematográfico Marvel.

De hecho, aunque Mark Ruffalo siga destacando que no le interesa lucir su físico en pantalla y que considera “crudo” tener que rodar este tipo de secuencias, su afirmación de que hizo Pobres criaturas para demostrar que a su edad aún puede interesar para propuestas sexuales, clarifica que, en el fondo, está contagiado de esta vanidad que asola a la industria y que se ve conducido a traicionar su virtud de centrarse al 100% en lo interpretativo y no lo superfluo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VÍDEO

Robert Downey Jr. aconsejó a Chris Evans en su boda

El giro de 'Wonka' por el que se entiende que ignore a la película de Johnny Depp

La criticada película de Tom Hanks por la que tuvo que devolver el dinero al público

La vuelta de tuerca de Joaquin Phoenix a 'Napoleón' sorprende más que la acción épica